Compartir
  • Compartir esto en Delicious
  • StumbleUpon this post
  • Compartir esto en Digg
  • Tweet about this post
  • Compartir esto en Mixx
  • Compartir esto en Technorati
  • Compartir esto en Facebook
  • Compartir esto en NewsVine
  • Compartir esto en Reddit
  • Compartir esto en Google
  • Compartir esto en LinkedIn

Las anécdotas de la Boda Real

La unión en matrimonio del Príncipe Guillermo y Kate Middleton, ahora duquesa de Cambridge, estuvo colmado de momentos que conforman un primer anecdotario del evento.

Los medios de comunicación estuvieron atentos de los pajes, pues eran un grupo conformado por niños de entre 3 y 10 años, aunque decepcionaron pues se comportaron de manera impecable.

No obstante, el primero en romper el protocolo fue el príncipe Guillermo, ya que cuando Kate Middleton llegó al altar éste le dijo “estás preciosa“. Luego, tan sólo unos segundo antes de iniciar la ceremonia religiosa, el novio se dirigió a su suegro y le dijo, bromista : “Se suponía que esto iba a ser una cosa pequeña y familiar”.

Después de dar el “sí, quiero“ durante la ceremonia religiosa, el Príncipe tuvo problemas al poner el anilloen el dedo anular de la mano izquierda de Middleton, pues tuvo que insistir varias veces hasta lograr colocar en su sitio el anillo de oro, el cual fue regalo de su abuela la Reina Madre.

Los únicos que se mostraron relajados e informales durante el evento fueron la prima hermana de GuillermoZara Phillips, y su prometido, el jugador de rugby Mike Tindall, pues reían mientras los recién casados y sus testigos firmaban el registro en la Abadía de Westminster.

Asimismo, el recién casado tuvo problemas cuando subía a la carroza tirada por caballos, misma que llevó a la feliz pareja por un recorrido en el centro de Londres hasta el palacio de Buckingham, pues parecía que, cuando el príncipe Guillermo puso un pie en el estribo, la carroza se iba a volcar.

Durante el trayecto al palacio, uno de los jinetes de la Guardia Real que escoltaba al matrimonio tambaleó,cayéndose de su caballo. A su vez, uno de los caballos que seguían al cortejo se adelantó, saliéndose de la ruta establecida.

Al salir los recién casados al balcón del Palacio de Buckingham, Kate Middleton se mostró francamente impresionada exclamando “Oh, my (God)“. Luego, el matrimonio se besó no una, sino dos veces, lo que desató la sorpresa positiva entre los asistentes y todas las personas que seguían el evento por televisión.

Fuente: www.sexenio.com.mx

Share and Enjoy:
  • Print
  • Digg
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • email
Palabras clave: , , , , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *