Compartir
  • Compartir esto en Delicious
  • StumbleUpon this post
  • Compartir esto en Digg
  • Tweet about this post
  • Compartir esto en Mixx
  • Compartir esto en Technorati
  • Compartir esto en Facebook
  • Compartir esto en NewsVine
  • Compartir esto en Reddit
  • Compartir esto en Google
  • Compartir esto en LinkedIn

Misterio y curiosidad en torno al vestido que llevará Kate en su boda

Bodas Reales- Boda Carlos y Diana

 

LONDRES.- Ataviada como un pastel y con una cola de encaje larguísima. Desde el punto de vista de la moda actual, el vestido de bodas de la princesa Diana de Gales resultaría por demás llamativo. De hecho, muchas veces se lo compara con un merengue. Pero en la ceremonia del año 1981 estaba totalmente a la altura de los tiempos. Las fans siguen soñando con él.

Una situación que no es precisamente agradable para la futura princesa Kate Middleton. En su boda con el príncipe Guillermo, el hijo de Diana, el 29 de abril, millones de personas prestarán atención al vestido que llevará en su gran día.

Y hasta ese día el gran desafío será mantener el modelo en secreto. En cuanto se anunció el compromiso, comenzaron las especulaciones sobre qué elegirá Kate, tan seguidora de la moda.

Como en casi cualquier boda plebeya, también en este enlace real el vestido pretende ser una sorpresa. Los fotógrafos y periodistas ya rodean los estudios de los diseñadores para obtener una mirada exclusiva y dar el golpe de sus carreras.

Una y otra vez caen nombres, porque en los últimos años Kate desarrolló predilección por algunos diseñadores. En las apuestas, se menciona a Phillipa Lepley, una de las favoritas de Middleton, pero también a grandes de la moda británica como Stella McCartney.

No se sabe cómo logrará el palacio real esconder de las miradas curiosas la que seguramente será la prenda más buscada de la década.

 Treinta años después de la boda de Diana con el príncipe Carlos, los profesionales de las relaciones públicas están evidentemente mejor preparados y tejieron una red difícil de penetrar.

“Creo que en aquel entonces la gente no tenía claro que el interés iba a ser tan alto”, recuerda en entrevista Elizabeth Emanuel, la diseñadora del vestido de novia de la princesa Diana.

Lo que ella tampoco intuía en un principio, quedó claro de inmediato: Una vez que se supo que Diana había elegido a la joven modista británica, apenas podía ocultarse de los fotógrafos.

Los periodistas la llamaban y le pedían por favor que les contara detalles porque sus trabajos dependían de esa historia. “Nos dieron una caja fuerte y cada noche, después de trabajar, dejábamos el vestido ahí”, recuerda Emanuel, hoy de 52 años, que además de la familia real también vistió a otras personalidades. Por la noche, la caja fuerte era custodiada por dos vigilantes.

Además, había un segundo vestido, igual al original, por si se presentaba cualquier problema. “Queríamos estar seguros”, relata la diseñadora. Tras tres meses, tenía los dedos lastimados de bordar, coser y pegar las perlas en los dos vestidos de novias y los de sus acompañantes.

 “Fue una época muy emocionante para nosotros”, recuerda Emanuel y asegura que no recibió instrucciones sobre cómo debía ser el vestido de la posible futura reina. “Diana probó diferentes estilos”.

A partir de eso, ella y su entonces marido Daniel, del que ahora está separada tanto personal como profesionalmente, siguieron trabajando. En su opinión en una boda de príncipes no existe el peligro de que el escote sea demasiado profundo o el corte demasiado sensual.

“Todo el mundo tiene claro que es un vestido para una ocasión especial”. Pero, ¿por qué hay tanta atención puesta en el vestido de novia? ¿Acaso porque cumple el sueño de niña de convertirse en princesa por un día? “Es simplemente una tradición”, asegura Emanuel.

 “Toda la atención de ese día está en la novia”. Gracias al desarrollo de los medios, sobre Kate habrá seguramente más miradas que en aquel entonces sobre Diana, estima Emanuel.

Pero a la pregunta de qué es lo que verán no tiene respuesta. “Creo que, no importa lo que vista, será completamente diferente a Diana”.

El vestido de los años 80 reflejaba la moda de entonces. “Pero ahora estamos en 2011. Y, sinceramente, puede ser cualquier cosa. Quizá nos quieren sorprender”.

Fuente: www.emol.com

Share and Enjoy:
  • Print
  • Digg
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • email
Palabras clave: , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *