Compartir
  • Compartir esto en Delicious
  • StumbleUpon this post
  • Compartir esto en Digg
  • Tweet about this post
  • Compartir esto en Mixx
  • Compartir esto en Technorati
  • Compartir esto en Facebook
  • Compartir esto en NewsVine
  • Compartir esto en Reddit
  • Compartir esto en Google
  • Compartir esto en LinkedIn

Boda de Don Juan Carlos de Borbón y Doña Sofía de Grecia

Bodas reales-Sofía de Grecia y Juan Carlos

 

En el verano de 1954,la reina Federica de Grecia organizó un crucero a bordo del yate Agameón con la intención de que ciento diez jóvenes,miembros de las casas reales europeas,tuvieron la oportunidad de conocerse.Sobre la cubierta de este barco se produjo el primer encuentro entre la princesa Sofía de Grecia ,de quince años,y Juan Carlos de Borbón,de dieciséis.No obstante,habrían de pasar muchos años  hasta que ese encuentro se convirtiera de verdad en una cita.

Doña Sofia y Don Juan Carlos coinciden,con motivo de la boda de los duques de Kent,el 8 de junio de 1961,en la abadía de Yorkminster,desde el primer día en el hotel Claridge donde se hospedan:van al cine con el príncipe Constantino  a ver Éxodo,acuden a la fiesta del hotel Savoy,a la que la familia de los novios organiza en la propiedad rural de Hovingham Hall,y son pareja,también,en el baile posterior a la ceremonia nupcial.Fue en la boda de los duques de Kent donde por una vez el protocolo hizo bien las cosas,”pues me asignó a Juan Carlos por caballero acompañante”,diria años después Doña Sofia.

En Lausana,los Reyes de Grecia que están de visita oficial en  Suiza para inaugurar un pabellón griego de la exposición Universal se reúnen con los condes de Barcelona y sus hijos en el hotel Beau Rivaje.En numerosas ocasiones Doña Sofia a dicho que Juan Carlos jamas usó la pregunta”Quieres casarte conmigo?”pero sí la sorprendió lanzando,durante aquel encuentro un caja al aire con “Sofi cógelo” ,”Yo en este momento,no le regalé nada.No me lo esperaba y no tenía nada preparado”.”Recuerdas”,dijo mirando a Don Juan Carlos ante otros testigos,”que,en Suiza,en casa de tu abuela,despúes de comer,entraste tú, me pusiste la pulsera y me dijiste:Nos casamos,¿he?”

Se casaron en 14 de mayo de 1962 en Atenas a las nueve y cuarto de la mañana.Los invitados ya ocupaban todos los asientos de la catedral cuando,al hacer su entrada el embajador  español,almirante Abarzúza,sonó,lo mismo ocurrirá en la ceremonia ortodoxa,el himno español.Minutos después,cinco salvas de cañón anunciaron que la comitiva franqueaba las puertas del Palacio.Abrían la marcha  ocho automóviles con los Monarcas asistentes a la boda.Detrás otro cuatro vehículos trasladaban a las damas de honor.Seis cornetas a caballo precedían al coche da la Reina Federica y Don Juan,y al de la Condesa de Barcelona con Don Juan Carlos.La madre da la novia,la Reina Federica organizó uno de los grandes encuentros del Gotha de los últimos años.Un repique de campanas anunció,a las diez menos diez,la salida de la novia del Palacio real.Doña Sofía ocupaba,junto a su padre,una preciosa carroza fabricada en 1875 para la frustrada coronación de Enrique V,Conde de Chambord y exactamente y igual a la que utilizó el Zar Nikolás II tras su coronación en la visita que hizo en Francia.Restaurada,se había forrado en seda blanca con galones de oro y decorado con los escudos de la casa Real griega.El Príncipe Constantino,vestido con uniforme de gala,montaba,junto a la carroza,un semental de color pardo.Veintiséis granaderos de la Guardia Real completaban la escolta de honor.Cuando la carroza se aproximó a la catedral católica de San Dionisio la banda de música del crucero Canarias dió los primeros compases del himno nacional español.Luego interpretaría  el griego.La misa fue en francés,español y latín.A las diez y doce minutos pronunciaba Doña Sofía el sí litúrgico en griego(ne fhélo)ante la pregunta,también en griego,del Arzobispo Benedicto Printesi,a quien ayudó en la ceremonia Monseñor Brindisi,Arzobispo de Greence.Instantes después,la ya Princesa española no pudo evitar las lágrimas;había olvidado solicitar a su padre,antes del sí quiero,el permiso del protocolo exigía,algo que con el tiempo se repetiría en la boda de su hija mayor,la infanta Doña Elena.Don Juan Carlos,que no olvidó solicitar el consentimiento al Conde de Barcelona antes de pronunciar el “si quiero” en español,tuvo que dejarle su pañuelo y esa imagen fue una de las más emotivas de la jornada.

Las alianzas eran aquellas confeccionadas con el oro de una monedas de la época de Alejandro Magno,que intercambiaron en los solemnes esponsales.Cuarenta y cinco minutos duró la ceremonia sacramental con la Santa Misa y la firma del acta canónica en la sacristía de la catedral.

Cuando la pareja apareció en el umbral sonaron los acordes de la marcha real,y las campanas de las quinientas iglesias de Atenas,que ya habían tañido varias veces durante el día,volvieron de nuevo a repicar mientras los nuevos esposos atravesaban el arco de espadas en alto que la oficialidad del Canarias había formado a la salida de la catedral.

Don Juan Carlos,24 años,y Doña Sofía,que aun no los había cumplido,ya eran marido y mujer.En carroza,volvieron al Palacio Real,mientras un pueblo entregado vitoreaba a los recién casados.A los postres,en torno a las cinco y veinticinco,Don Juan Carlos y Doña Sofía,en un coche deportivo convenientemente decorado con latas y una naranja atrevesada en la antena,se dirigieron al puerto de Torcolimanos,a treinta kilómetros de Atenas,donde les esperaba el “Eros”,un yate de lujo que el armador Niarchos había puesto a su disposición durante la primera etapa de su viaje de novios.

Después de su viaje de novios,alrededor del mundo,el príncipe Don Juan y la princesa Sofía de Grecia se instalan en Madrid,en el palacio de la Zarzuela.

Share and Enjoy:
  • Print
  • Digg
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • email
Palabras clave: , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *